EL ESCORPIÓN

Yo me desperté en la mañana y vi sobre mi cama un escorpión con pinzas puntiagudas, cuerpo negro, seis patas y cola con pinza.
Cuando mis amigas se despertaron, gritaron tan fuerte que, el escorpión bajó de mi cama y se dirigió a la de una de ellas.
Al llegar puso sus pinzas sobre el pie de Melissa y en un momento se dirigió hacia la habitación de la madre de Oriana.
Cuando llegó a allí trepó por el acolchado y llegó hasta la almohada. La madre le tenía mucho miedo a los escorpiones. Cuando abrió los ojos pegó tal brinco que golpeó el techo y el piso casi al mismo tiempo. Las hermanas de Oriana, que dormían en el piso superior, sintieron el impacto y bajaron inmediatamente. Cuando vieron al escorpión tomaron un frasco de la repisa y lo atraparon.
Entonces dos escorpiones avisaron a la ciudad Escorpionitis, quienes mandaron muchos soldados para rescatarlo.
Los escorpiones llegaron antes de que las hermanas de Oriana liquidaran al prisionero. Uno de ellos llegó con una tela de escorpión volando y lo sacó del frasco.
Esa fue una horrible noche pero a pesar de todo lo ocurrido durmieron como angelitos.

Autores: Oriana, Melissa y Abril G, Julieta, Abril T y Hetel.


Volver